Introducción

La mayoría de los sonidos utilizados en el idioma tibetano son similares a los de otros idiomas. Sin embargo, una serie de factores que diferencian las sílabas entre sí, como el tono, la aspiración, la voz y la prenasalización, están ausentes en los idiomas europeos o son diferentes de ellos, y a menudo son muy sutiles y difíciles de percibir para el oído no entrenado.

El sistema de transcripción fonética del Drájyór (སྒྲ་སྦྱོར་ sgra sbyor = སྒྲ་ sonido སྦྱོར་ ajustar) está diseñado para permitir tanto a los estudiantes como a los profesionales identificar y reproducir correctamente estas sutiles diferencias de sonido, permitiendo una correcta pronunciación de la lengua sin conocerla en profundidad.

Como es inevitable para un idioma como el tibetano, el Drájyór es un sistema altamente técnico y por lo tanto debe ser estudiado en detalle para poder ser dominado. Por consiguiente, permite a sus estudiantes una notable precisión en la pronunciación y transmite un conocimiento exacto de la fonología tibetana, independientemente de la lengua materna de sus estudiantes. También es muy útil para ser estudiado junto con la escritura tibetana como apoyo para una pronunciación correcta.

 
Historia

El sistema Drájyór ha sido ideado por Chögyal Namkhai Norbu sobre la base de trabajos anteriores realizados por lingüistas chinos, que partieron del sistema hanyu pinyin 汉语拼音. A pesar de sus muchas cualidades, no ha sido adoptado como un estándar y sólo se ha utilizado durante los años en los que Chögyal Namkhai Norbu enseñó en la universidad de Nápoles, y todavía se utiliza dentro de la Comunidad Dzogchen.

 
Características principales

La unidad básica del idioma tibetano es la sílaba. Generalmente se compone de una consonante inicial, en el Drájyór principalmente una sola letra romana, con algunos sonidos representados por dos letras (GY- y DR-) una vocal y, en la mayoría de los casos, una consonante final.